Skip to content

Para momentos de frustración e inseguridad: 6 recomendaciones

21 mayo, 2010

Viñeta de Mel

Me ha pasado la cosa más tonta – que me ha inspirado este post. Ayer estuve trabajando en otro ordenador durante un buen rato, escribiendo el post que iba a publicar hoy, y cuando esta mañana lo he ido a abrir para darle los últimos toques… resulta que no se abre. Seguro que sobre la marcha se os ha ocurrido a más de uno sugerirme algo que hacer – ya lo he intentado todo :(, pero supongo que no lo grabé bien (mira que es difícil)!. El caso: me he sentido muuuuuy frustrada. Y he pensado – más allá de esta pequeña anécdota – de lo duro que es cuando nos encontramos en esos momentos de frustración, bloqueo, inseguridad en la vida, cuando no vemos nuestro futuro, cuando no sabemos hacia dónde ir – cuando parece que lo hemos probado todo pero nada funciona. Been there! y a menudo.

O sea que me he pasado la mañana leyendo sobre el tema, y me apetece, en vez de forzar la inspiración para empezar de nuevo con el post de ayer, compartir con vosotros lo que he desgranado de mis lecturas:

Cuando sientas que se apodera de ti la inseguridad, enfréntate, asúmela y avanza.

Primero, hay que entender que no te puedes auto-convencer de no sentirte frustrado o inseguro. Aunque la lógica sea aplastante, y no tenga ningún sentido que te sientas así, no vas a conseguir que eso haga que te dejes de sentir mal. No intentes auto-sugestionarte con la lógica para dejar de sentirte así, porque lo que estás sintiendo no es lógico, es emocional.

Segundo, deja de compararte con los demás. Una perversión que nos permitimos todos: empezamos a ver la gente que tenemos alrededor que parece que lo tienen todo pensado y que la vida se abre ante ellos, empezamos a sentirnos pequeños y víctimas de nuestras propias circunstancias… Esto es muy doloroso y no te lleva a ninguna parte. Cuando estamos “en forma”, la competitividad es sana y vigorizante; cuando estamos “malitos”, la comparación denigrante con los demás no nos deja recuperarnos. Deja de compararte.

Tercero, pide que te ratifiquen que lo que estás haciendo está bien y que debes continuar. A menudo en estados de bloqueo o inseguridad vamos a la gente que tenemos cerca para pedirles consejo – piensa si lo que necesitas es realmente que te aconsejen qué debes hacer diferente, qué cambiar, qué abandonar… o si lo que necesitas es simplemente que te apoyen, te acompañen y te ratifiquen que no debes abandonar y que confíes en ti mismo y tus capacidades.

[N.del A.: Esto no quiere decir que te obceques en seguir haciendo algo que claramente no funciona. Ya sabes lo que decía Einstein: “la definición de locura es: hacer lo mismo y esperar un resultado diferente”!!.]

Cuarto: Esto que te voy a decir ya sé que va en contra de lo que espera de ti *la sociedad*: no huyas del dolor de sentirte frustrado, bloqueado, inseguro. Esto es un proceso que en cada uno lleva un tiempo distinto y del que tienes que salir conociéndote mejor a ti mismo y reafirmado en tus objetivos. Permítete un “periodo de luto” – acepta que te sientes mal, gestiónalo y p’alante.

Quinto: Encuentra la manera constructiva de expulsar la frustración!!! A mí me pone las pilas ponerme música disco y echarme unos bailes, sudar un rato, impregnarme del buen rollo, un ducha revitalizante y ¡en marcha!. A lo mejor a ti te va correr, gritar todo lo que puedas contra una almohada –o sin ella, si no tienes vecinos ;)-… también te puede venir bien escribir sobre ello: abre un blog y ponte a hablar de tu frustración!!! No lo hagas para que alguien lo lea, sólo para ponerlo ahí fuera.

Y sexto -la puesta en acción-: Una vez que lo has aceptado, que te has permitido pasarlo mal, cabrearte y hasta soltar alguna lágrima, ponte en marcha: empieza a hacer cosas pequeñas, a dar pequeños pasos: No te pongas a buscar respuestas, no te pongas a planificar a largo plazo, céntrate en hoy, en hacer algo pequeño, un primer paso, que te llevará a grandes oportunidades – por ejemplo busca en LinkedIn algún grupo del tema que te interese y contacta con alguien del grupo; abre cuenta en Twitter para empezar a intercambiar información con personas súper interesantes; mándale tu CV a un experto en el tema para que le dé la vuelta (yo, por ejemplo!)…-.

Voy a incidir en este aspecto porque es clave: céntrate en lo que puedes hacer HOY. Hay un proverbio Zen que dice: “When walking, walk. When eating, eat.” (“Cuando estés andando, anda, cuando estés comiendo, come”). Hoy no puedes escribir una novela, pero sí puedes escribir la primera frase, o el primer capítulo. Hoy no puedo lograr que 1000 personas nuevas lean mi blog, pero puedo escribir un post que les aporte algo a los que sí me leen. Hoy no puedo conseguir un millón de euros, pero puedo decidir dar un primer pasito hacia mi pasión, arriesgarme, y saber que eso me acerca al éxito.

Frustrarse, bloquearse, cabrearse… sufrir en el proceso, en definitiva, nos pasa a TODOS. No es signo de debilidad –pero tampoco tienes que convertirte en mártir-. Es parte del ciclo, no significa que lo estés haciendo mal sino que te importa lo que haces o lo que quieres hacer.

Te dejo con una frase:

“Greatness is not measured by what someone accomplishes, but by the opposition he or she has to overcome to reach his goals” D. Height.

(“La grandeza no se mide por lo que alguien haya logrado, sino por los obstáculos que ha tenido que superar para alcanzar sus metas”)

Como siempre: Fuerza y valor!!

Si te ha interesado este post, puedes recibir todo lo que escriba nuevo en tu correo – en la columna de la derecha encontrarás la opción de suscribirte por e-mail :D Gracias!.

Si quieres la URL corta para compartir este post, aquí la tienes: http://wp.me/pQlpC-8a

Anuncios
25 comentarios leave one →
  1. Marta permalink
    22 mayo, 2010 10:20

    Ves…? Otra vez se cumple. Yo ya no tengo ninguna duda. Sieeeeeeemmmmpre se cumple: Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana. Perdiste un post , y has creado otro emocionante, genial y muy útil.

    Ayyyyyy !!!! Si lo hubieras hecho antes lo que me hubiera ahorrado en libros de Inteligencia Emocional :-))

    Vuelvo a los setos (hoy fumigo)

    • 22 mayo, 2010 12:40

      Qué gusto ese pensamiento positivooooooooo!!!!!!!
      Gracias por tu comentario, Martunski, que me ha calentado el corazoncito… 😀
      Ah! y sigo esperando foto de tus setos… :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen:

  2. 22 mayo, 2010 12:56

    Me ha encantado tu post!! La vida a veces no es fácil. Uno intenta olvidar sus frutaciones, o dejarlas de lado, pero finalmente acaban saliendo. Se siente débil y mal por ello, y tiende a comparase con otros, también se pregunta por qué le pasan las cosas a uno. Salir del agujero cuándo estás en el, no es fácil, pero quién lo consigue, sale más victorioso, que aquel que nunca callo en uno.

    • 22 mayo, 2010 13:24

      Totalmente de acuerdo!!! no hay que minimizar el momento en que uno se siente “en el agujero”, porque se pasa fatal, pero hay que saber que SE SALE y lo que hay al otro lado es BUENO!!!.
      Tenemos la obligación con nosotros mismos de mantener LA ILUSIÓN – así sera como no fracasemos, porque aunque algo no salga como esperamos, si mantenemos la ilusión, será un bagaje valiosísimo que nos llevemos a nuestro nuevo reto.
      Muchísimas gracias por pasarte por aquí, Ana, me encanta que comentes… ah! y me encanta tu blog, es original y fresco :D!!

  3. 22 mayo, 2010 14:23

    Tienes razón en todo. La palabra clave es “aceptar”. No podemos conseguirlo todo. No podemos ganar siempre. No siempre tenemos razón. Algunas veces perdemos aunque estemos en lo correcto. Felicidades por tu blog (mil tal vez no, pero un nuevo lector sí has conseguido).

    • 22 mayo, 2010 16:27

      Jesús, qué subidón me das! me alegro muchísimo tenerte en mi ciber casa.
      Es cierto que no podemos ganar siempre, pero es que no nos enseñan a ser *buenos* perdedores!. No sé tú, pero yo crecí con unas reglas del juego muy definidas: si vas por este camino, a este colegio, estudias esta carrera y te juntas con este tipo de gente, llegarás. ¡Y vaya batacazo! eso que yo me considero muy afortunada, pero uno falla, uno pierde, uno se equivoca… ¿y eso quién nos enseña a superarlo? ¿y ahora que ya no aplican las reglas del juego que me enseñaron, qué? o más bien, ahora que no hay reglas del juego.
      Entonces se te trastoca el mundo, se te descoloca la realidad… y hay que sacar fuerzas para poder con ello, para relativizar, para levantar la cabeza bien alta y retomar la ilusión, que es el motor.
      Lo dicho, muchísimas gracias por pasar por aquí, y oye: qué envidia que estés en Asturias!!!!!! he pasado unos cuantos veranos allí (Llanes, Ribadesella… uuuufff!) y es un lugar absolutamente maravilloso :D.
      Un abrazo, nos seguimos leyendo!.

  4. 22 mayo, 2010 14:54

    Un post muy creativo. Me gusta cuando se plantean soluciones más que cuando se describen problemas. Descubrí por twitter tu blog y… ¡mola!

    • 22 mayo, 2010 16:32

      Gonzalo, un placer tenerte por aquí. Oye, a mí me gustan los cortometrajes, pero don’t pull my leg, uh?! 😀
      No sabes lo que me alegra que te guste el blog, espero que sigamos viéndonos!!!
      Un abrazo.

  5. Silvia permalink
    22 mayo, 2010 19:50

    Me encantó tu blog de hoy. Me ha pasado que estaba pensando en este tema de superación, y de aceptar y de no estar diciendo siempre…si hubiera hecho esto o lo otro…. Y zas! abro tu blog y justo escribes sobre ello. Soy bastante positiva, pero a veces igual carcome la duda de si se está pecando de ingenua, por eso es bueno leer u oir a otros también decir que de esta se sale…que no son imaginaciones, como se ha salido de tantas otras no? No se si se sale mas fuerte, pero desde luego se acumula una experiencia muy util que nos lleva a adquirir madurez ante las adversidades.

    • 23 mayo, 2010 10:33

      Robert F. Kennedy dijo: “Only those who dare to fail greatly can ever achieve greatly.” (“sólo quienes se atreven a fallar a lo grande lograrán conseguir a lo grande”). La vida es un puro y constante proceso de toma de decisiones, y es un peso demasiado grande estar cuestionándonos a nosotros mismos constantemente. Una vez que has tomado una decisión -a veces habrá sido de manera más analítica, a veces más con el corazón, a veces con la intuición-, se pone toda la carne en el asador y se tira para adelante!!. Te cuento mi caso: uno de mis trabajos fue un auténtico infierno. No sabes la de veces que me dí con la cabeza contra la pared… ¿por qué tuve que aceptar este trabajo? ¿cómo no me dí cuenta antes de lo que suponía? y estaba convencida que no había manera de salir de ello, y me sentía cada vez más infeliz…
      ¿Y sabes qué? ese trabajo me dió unas tablas, una confianza en mi capacidad, y un estado de “ya sé lo que es estar mal, ahora voy a luchar por estar bien”, que nunca habría logrado si no hubiera pasado por esa experiencia. Esa experiencia me ha enseñado más sobre mí misma que en los otros 15 años que he trabajado. Gracias a ese trabajo me he atrevido a “fallar a lo grande” por buscar mi pasión.
      Se sale, y como tú dices: se adquiere madurez. ¡Y tanto!.
      Muchísimas gracias por compartir tus pensamientos conmigo, Silvia 😀 😀 😀 😀

  6. 23 mayo, 2010 19:04

    Me ha encantado el post, María.

    Desde luego, a veces a más de uno (incluído yo el primero) le ofrecía una nave espacial chiquitita con destino a la Luna por 15 minutos, para que viese desde allí sus problemas.

    Todo lo vería oscuro y en un lugar, una gran bola azul con manchas marrones (la Tierra). ¿Que significa su frustración en la galaxia? Sólo una cosa: el dominio de la cabezota sobre el ser humano. Osea que tanto evolucionar del “mono” al ser inteligente y ahora nos dejamos llevar por la cabeza día tras día…

    Mmmmm, un poco de por favó, queridos amigos/as homo sapiens.

    Desde luego, los 6 pasos que ofreces son un buen comienzo. Pondría en el 7º la visita a la Luna 😛

    Un saludo! 😉

    • 23 mayo, 2010 19:46

      Muchísimas graciaaaaaas!!

      Pues a mí me ha encantado el punto de tu comentario. Por cierto, por qué siendo una gran bola azul con manchas marrones lo llamos “la tierra”? “no será más lógico llamarlo “el agua”? o “los océanos”? 😀 😀
      Efectivamente, la gente que mejor se sobrepone de los malos momentos, frustraciones, inseguridades, etc. es la gente que sabe relativizar. Nos deberían enseñar a relativizar. Y la voluntad. Además de insistir en que tenemos que ejercitar nuestros cuerpos, habría que insistir en ejercitar la voluntad. La gente que ejercita su voluntad, su empuje, su iniciativa hace grandes cosas y no se amedrenta. ¡Qué envidia y cuánto tengo que aprender -y ejercitar-!!! 😉

      Aprovecho que te tengo “de visita en casa” para comentarte que me encantó la originalidad de tu post sobre tu “enamoramiento”: http://www.desdelacolina.es/el-dia-de-antes/#more-146 supongo que aún estás en la luna de miel y es pronto para preguntar… pero ya me contarás qué tal “la relación”.

      Muchísimas gracias por pasarte por aquí un compartir conmigo lo que piensas!!!!!!! nos seguimos leyendo.
      Un abrazo! 🙂

      • 24 mayo, 2010 12:00

        Gracias por tus piropos sobre mi “enamoramiento” 😉 Todavía estamos conociéndonos, pero publicaré algo en cuanto tenga cosas claras 🙂

        Y efectivamente, relativizar. Es que si nos fijámos, y yo lo hago mucho en el metro, todo el mundo anda en “su realidad mental” como si fuese la realidad real, valga la redundancia.

        Lo que pensamos no es lo que somos. Pensamos que somos unos acabados, incompetentes, que no nos saldrá bien… Si se persiste se consigue.

        En fin, menos comedura de coco y más vivir consciente en este planeta océano 😉

        Un abrazo!

      • 24 mayo, 2010 21:37

        Efectivamente: lo que pensamos no es lo que somos, pero podemos llegar a ser lo que pensamos.
        ¿No te parece? ahí radica nuestra fuerza…
        🙂

      • 24 mayo, 2010 22:15

        Pero es que lo que pensamos, María, está en gran cantidad de ocasiones gobernado por nuestro falso yo, el “querido ego”… por lo que, ¿crees que nos gustaría convertirnos en lo que pensamos?

        Mmmmm, cuidao, para mí soñar no es lo mismo que pensar.

        Anda, y ahora qué? 😛

        Un abrazo!

      • 25 mayo, 2010 7:47

        Jajaja! bueno, evidentemente, esto ha dado un giro del tema original que era sentirse frustrado e inseguro, pero planteas una interesante cuestión!.
        ¿Crees que podemos desear ser de una manera y lograrlo?
        No me refiero a desear tener sentido musical si en vez de oido tenemos un zapato ;), sino aquellos aspectos que sí están bajo nuestro área de influencia o control. Cuántas veces utilizamos el famoso “es que yo soy así” como una excusa categórica para no llegar a ser lo mejor que podemos ser?? Yo no me creo el “yo soy así”. Yo elijo ser así: elijo quejarme por todo, elijo ser negativo, elijo no dar mi brazo a torcer bajo ninguna circunstancia, elijo no mirar más allá de mi propia nariz, elijo ser egocéntrico, elijo no auto-controlarme, elijo no llegar a ser lo mejor que puedo llegar a ser y elijo no estrujarle el máximo a mi vida y a mis capacidades.
        Si yo quiero ser una persona positiva pero no lo soy por naturaleza; ¿crees que es posible que comience a obligarme a pensar de manera positiva y eso me cree el hábito y termine siendo positiva? ¿crees que puedo terminar siendo como deseo ser o estoy obligada a ser como me ha tocado de fábrica? 🙂
        Abrazos!

      • 5 junio, 2010 10:25

        Tenía ganas de volver 🙂

        Buenos días, querida compañera.

        Sí, podemos. Un lema usado para ganar las elecciones en el norte del continente Americano. Y funcionó… porque es verdad.

        Estoy de acuerdo contigo totalmente. Es uno de mis principios: “nacemos con unas variables que conforman nuestra personalidad, pero modularlas depende de nosotros”.

        Pero para modularlas hay que ser consciente de ellas, del TODO que podemos ser y no quedarnos en la “manzana en la que vivimos de nuestro barrio”. Toca cojer el metro, subir a la colina más alta de la ciudad y observar que vivimos en una gran ciudad conformada por cientos de edificios diferentes entre sí. Y eso somos nosotros, una gran urbe con cientos de posibilidades.

        Cuando me refiero a que no somos lo que pensamos, lo enfoco más a esa gran cantidad de pensamientos que, de manera inconsciente o consciente, nos invaden cada minuto que pasa de nuestras vidas. Y hay tantas personas que se ven atrapados en ellos que llegan a convertir sus vidas en todo eso que piensan. ¿Y dónde queda su “ciudad”? ¿dónde está su yo real?

        Llegar a conocerse a sí mismo puedo ser un camino tortuoso, complejo, pero al final obtienes respuestas que ni el pensamiento más poderoso puede nublar.

        Frustamiento e inseguridad son amigos del pensamiento momentáneo.

        Seguridad y confianza son amigos del descubrimiento de “yo” y todo lo que puedo conseguir si estoy dispuesto a ello.

        ¿Qué piensas amiga?

        Un abrazo fuerte!

      • 7 junio, 2010 14:17

        Querido amigo, qué bueno que estés por aquí de nuevo :).
        Parece mentira que somos con quien más tiempo pasamos pero a menudo, a quien menos tiempo dedicamos a descubrir. Yo creo que la gente que realmente tiene éxito son los que son capaces de no engañarse ni hacerse ilusiones sobre cómo son, sino quienes se conocen bien y son capaces de moverse en la dirección que les lleva su talento. Por desgracia, la mayoría no nos conocemos bien o no queremos perder la ilusión sobre cómo pensamos que somos. Y llevando esta idea al tema del blog: de esa manera es muy difícil manejar tu carrera profesional.
        Te dejo con un dicho de Q. Crisp que me gusta: “It’s no good running a pig farm badly for thirty years while saying, “Really I was meant to be a ballet dancer.” By that time, pigs will be your style” (no tiene sentido que te encargues de una granja de cerdos durante 30 años mientras dices “en realidad yo quería ser bailarín de ballet”. Para entonces, los cerdos serán lo que peguen contigo -traducción libre porque es complicada!-.). Y eso que al menos éste se conocía!!! XD.
        Un fuerte abrazo!!

      • 16 junio, 2010 22:34

        Este tema necesita de un café en una tarde lluviosa o soleada, me da igual 😛 Toma nota 🙂

        Cuantas personas son granjeros cuando siempre quisieron ser bailarines!!??

        Y tú, sigues rodeada de cerdos?

        Yo llevo 15 meses que decidí salir de la granja. Debo confesar que cuesta muchísimo, pero es lo que tiene ser curioso… 😉

        Un abrazo, María.

      • 17 junio, 2010 20:09

        Cómo me alegro que estés fuera de la granja y dedicándote al baile ;).
        ¿Yo?: TAMBIÉN. Lo que no sé es cuánto me va a aguantar mi economía para mantenerme de gira con mi cuerpo de baile… XD
        A mí también me ha costado, y reconozco que tuve que recibir una patada en “salve sea la parte” para decidirme -es decir, tampoco soy TAN valiente ;)- pero de no haber sido por el tiempo que pasé en “mi granja”, nunca hubiera llegado aquí, o sea que no me arrepiento para nada y de nada.
        Estar en la granja me ha curtido y me ha dado tablas – el problema es saber cuándo has tenido suficiente y debes hacer las maletas y aventurarte por otros caminos.
        Un abrazo!.

  7. MªLuisa permalink
    24 mayo, 2010 18:59

    Hola María,

    te sigo bastante y me gustan mucho los post que publicas. En este caso me he sentido muy identificada con el tema porque llevo mucho tiempo en paro (he trabajado puntualmente, pero en algo no relacionado con lo que yo quería) y conozco muy bien el sentimiento de frustración.

    Por si te sirve de inspiración para otra vez que quieras escribir sobre el tema, te diré que en mi caso ese sentimiento se da porque veo que mis esfuerzos en lo que a búsqueda y formación se refiere no se ven recompensados. Supones que si te propones un objetivo a largo plazo (en mi caso trabajar en algo relacionado con marketing online) y vas trabajando poco a poco para conseguirlo (formándote, leyendo, aprendiendo sobre el tema, etc.) en algún momento te verás recompensado, pero cuando no es así, comienza a generarse un sentimiento negativo que se va acentuando con el tiempo.

    Si esto se prolonga durante mucho tiempo, te replanteas si los métodos que estás siguiendo son buenos, y si llegas a la conclusión de que no, te sientes más frustrado por no haber sabido acertar en tus decisiones.

    El post me ha encantado, creo que lo voy a imprimir y a poner en la mesilla para echarlo un vistazo de vez en cuando y espero que le sirva a mucha más gente.

    Un saludo y sigue así, yo te seguiré leyendo…

    MªLuisa Martín

    • 24 mayo, 2010 21:34

      Querida tocaya (¿sabes que yo también soy María Luisa? item más: soy María Luisa Carmen -se quedó a gusto mi padre…- 😀 :D),
      Siento oir sobre tu sentimiento de frustración. No sé cuáles son tus circunstancias, o sea que no me atrevo a aventurar una recomendación, pero decía Lao Tzu: “a journey of a thousand miles begins with a single step” (“un viaje de mil millas comienza con un único paso”). Si ya estás dando pasos, estás más cerca!!!. Tal vez piensa: ¿son los pasos que debes dar? ¿lo que has hecho hoy te acerca más a donde quieres estar mañana? ¿vas siguiendo los caminos tradicionales o estás arriesgando, girando, imaginando, siendo creativa?. Atrévete, porque hoy en día las reglas del juego son cada vez más difusas, no hay que seguir lo que está marcado, nos tenemos que inventar nuestro propio camino.
      Y eso que no me iba a atrever a aventurar una recomendación!!! 😉
      Te mando ondas positivas y mi más sincero agradecimiento por compartir tus emociones conmigo.
      Nos seguimos leyendo. Un abrazo!.

      • MªLuisa permalink
        7 junio, 2010 23:28

        Muchas gracias!

        No he tenido oportunidad de ver tu contestación hasta ahora… Creo que estoy en una buena dirección, pero me muevo en un sector complicado (publicidad) y por eso me está costando bastante…

        Me gusta ser creativa, pero hoy por hoy para mi lo más importante es tratar de conocer dónde envío mi cv y averiguar de antemano si la creatividad para ellos será un punto fuerte o puede tirar por tierra mi candidatura (muchas veces pasa)

        Muchas gracias por todo y sigue así.

        Abrazos!!!

  8. Héctor permalink
    13 octubre, 2010 19:19

    GRACIAS!!!

Trackbacks

  1. ¿Es el momento de darte una bofetada? « Zumo De Empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: