Skip to content

Con humilde reverencia, mi “De Profundis” particular…

7 abril, 2010

Hoy, que no ha sido un día especialmente bueno ni motivante, me encuentro de repente con ganas de escribir sobre la pasión por el trabajo, fíjate.

No sé a vosotros, pero a mí nadie me dijo que podía hacer lo que quisiera en la vida,  que podía dedicarme a cualquier cosa que me gustara… o incluso: que buscara qué me apasionaba.

Lo único que tenía claro es que yo era de letras puras, por lo que, casi por eliminación, hice derecho. Era una carrera *respetable*, *con salidas*…  y además mi mejor amiga también quería estudiarlo. Una beca de verano mientras hacía segundo de carrera – donde compartía horas de clase con el Príncipe 😎 – me introdujo en el mundo del trabajo por cuenta ajena, en el área operativa de un banco. Me quedé diez años. De ahí pasé a otro banco… y de ahí a otro. En total: 15 años dedicados al sector financiero. Yo, que era “de letras”.

No penséis que me llevó 15 años darme cuenta que no era eso lo que quería… lo supe mucho antes –¿mientras hacía esa primera beca?- pero resultó que no se me daba mal lo que hacía, me iban promocionando, era “jefa” de equipos cada vez mayores, iba ganando más dinero… y eso es muy adictivo.

Allá por el undécimo año de este periodo, decidí hacer un máster en dirección de marketing y comunicación. Me atraía el mundillo, pensé que no se me daría mal. Pero no me atreví a hacer un cambio de carrera: continué “haciendo caja” –y ganándomelo, vaya por delante, que las jornadas de 12 horas o más en la oficina fueron muchísimas-… y sintiéndome enormemente insatisfecha sin atreverme a cuestionarme por qué.

Descubrí el mundo de los recursos humanos mientras seleccionaba gente para mis departamentos, preparaba las evaluaciones del desempeño, me planteaba cómo gestionar mis equipos… y ahí le eché valor y dediqué seis meses a mandar curris hasta que conseguí encajar –aunque dos años después, desencajé- con una empresa de desarrollo de recursos humanos. De ahí, a ser responsable de recursos humanos y marketing de una pyme.

Podría parecer que, aunque empecé desencaminada, la cosa se fue encaminando. Pues no. Hasta que no decidí quedarme unos meses en casa para dedicarme a una pocholita maravillosa que vino al mundo verbigracia de yours truly, y me enganché por completo a la web y a las redes sociales, NUNCA me había lanzado de la cama por las mañanas ansiosa por ponerme a trabajar (ah, ¿que no se le puede llamar trabajo si no cobras ni un duro por ello? says who!) y NUNCA me tuvieron que despegar del ordenador con espátula.

Resulta que adoro la conexión cibernáutica y la magia de escribir estas palabras y que puedan llegar a cualquier punto del mundo; adoro estar horas y horas y horas (y horas) navegando por la red para encontrar información valiosa, añadir mi granito de arena y ofrecer mi ayuda, conocimiento y experiencia a todo el que quiera recibirlo. Adoro lo que estoy aprendiendo y la gente tan flipante y generosa que hay en la red.

Me ha costado muchos largos años de vivir en permanente estado “de lunes”, de muchas leches contra la pared, pero finalmente me ha entrado en la mollera que esta es una parte importantísima de mi vida y, al igual que en las demás, tengo que conseguir lo mejor de ella. Y sólo lo voy a hacer si lo que hago realmente me motiva y me moviliza las meninges.

Y la verdad es que… me apasiona hacer esto ¡ojalá pueda hacerlo por mucho tiempo!.

No se aprende en cabeza ajena, lo sé de sobra, pero espero que al menos te haya hecho pensar?. Cuéntame y seguiremos hablando del tema…

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Angela permalink
    8 abril, 2010 11:34

    María Luisa

    Me ha encantado este post – los leo todos, pero éste me ha gustado en particular, y creo que puede “inspirar” a mucha gente … bueno, a todo el que te lea!

    Me alegro mucho de la evolución personal-profesional que has tenido (de la que por cierto soy testigo!, y además en los dos ámbitos!)… ahora sólo nos queda encontrar cómo hacer que esto os pague la guarde de la pitufilla y algún caprichillo más! Ya sabes, tienes nuestro apoyo incondicional, y lo de ayer de Alicia K. iba en serio!

    Un beso grande a los 3, y gracias!

    xxx

    • 8 abril, 2010 12:04

      U r going to make me cry!!!!!! muchísimas gracias, queridísima amiga y mi hada madrina particular, tu apoyo es FUNDAMENTAL.
      Besazos!!!!!!!!!!!!

  2. Cristina Izquierdo Lowry permalink
    8 abril, 2010 15:32

    Querida Ma. Luisa:

    Gracias, gracias, gracias, gracias por darnos información valiosa además de entretenernos…., (ya sabes que a mi en particular me ha sido de mucha ayuda uno de tus blogs). Y enhorabuena por haber encontrado algo que de verdad te gusta, ya sabes que hoy en día eso es una de las mayores suertes, y encima tú lo haces genial. Qué más se puede pedir???????

    Yo sí tuve la suerte de trabajar en lo que más me gustaba. Desde que terminé la carrera empecé en lo mío, y yo sí iba feliz al trabajo (casi) todos los días. Y siempre he dicho que en este mundo en que vivimos, poder dedicarte a lo que te gusta, es un privilegio que no muchos disfrutan. Así que siempre me he considerado una afortunada.

    Pero hace cinco años tuve que dejar mi trabajo que tanto me gustaba para irme a vivir al culo del mundo, (con perdón), siguiendo a mi marido. Pensé que me moriría sin trabajar, pero hete aquí, que descubrí que poder estar con mis hijas, que nacieron en el culo del mundo, (con perdón), también es un privilegio que no disfrutamos con la vida de m que llevamos en España. Porque, a qué desgraciado se le ocurrió poner esos horarios de trabajo? Seguramente a alguien que no tenía ni familia, ni amigos, ni hobbies de ningún tipo, ni vida propia. A alguno que debía ser un workoholic perdido, y por su culpa pagamos todos los demás!!!

    Y ahora mi dilema es que cuando vuelva a España ya no quiero volver a trabajar en eso que tanto me gustaba, porque no vería a mis hijas en todo el día. Tendría que irme de casa antes de que se levantaran y volvería cuando ya estuvieran acostadas… O sea, a mis hijas las criaría la tata de turno, y la verdad, para eso no he tenido yo dos hijas… Así que qué voy a hacer cuando quiera volver a trabajar??? Quién va a querer contratar a una mujer que para entonces ya tendrá más de 40, y que lleva más de cinco años sin currar, (porque claro, criar a los hijos nadie lo considera un trabajo…). Quién me va a dar un trabajo que me permita ver a mi familia de vez en cuando????? Me encantaría tener tu suerte Ma. Luisa, y encontrar algo que me apasionara de verdad, que pudiera hacer desde casa y que encima me diera algo más que pa pipas… Existe eso???? Avísame cuando lo encuentres please.

    Y si a alguien se le ocurre alguna solución a mi dilema, que me lo cuente por favor!!!! Le estaré eternamente agradecida…

    • 8 abril, 2010 17:04

      GRACIAS por compartirlo conmigo, te juro que he sentido que se me hinchaba el corazón y se me escapaba un poco por los ojos… :’o)

      Mientras estás allá en el “ipurdi” del mundo, como tú dices, haz soul searching: de qué no te cansarías de hablar? qué es lo que más te gusta hacer cuanto tienes tiempo para ti? qué te apasiona?. El primer paso es encontrar “eso”. Nunca es tarde para iniciar un proyecto, un negocio… excepto uno mediocre. Por eso es necesaria la pasión: focus en lo que a ti te gusta, en lo que te vaya a hacer ir a trabajar con ganas (aunque sea ir al ordenador de la habitación de al lado, como es mi caso!!!). Y entonces hablamos de cómo sacarle dinero (ya ves, yo aún no he catado esa fase, o sea que te iré contando!!!).

      La edad? pero si somos jóvenes!!!! Lo que pasa es que llevamos ya algún tiempo siéndolo… ;). La edad es un plus: ahora es cuando tienes cosas que aportar. Ahora es cuando te puedes reinventar.

      No lo dejes para cuando vuelvas, Cris, empieza a pensarlo ya, y vamos a seguir hablando del tema que quiero ayudarte en todo lo que humildemente pueda, nos lo curramos juntas que estamos en el mismo barco!!!!.

      Te mando ciber besos gigantes, y ya sabes que seguimos en contacto… SMUAK!!!!!!

    • Susana permalink
      12 abril, 2010 11:46

      Cristina, estoy con Mª Luisa, vete buscando lo que te apasiona (yo no lo sé aún…). Y no te pongas en lo peor, quizás a tu vuelta encuentres un hueco en tu sector que te permita compatibilizar tu pasión maternal.
      Cada vez son más las empresas concienciadas con la conciliación laboral…sólo hay que encontrar esa empresa. Y el teletrabajo ayuda bastante…sólo hay que encontrar al empresario tecnológicamente convencido 😉
      Bueno, que si vuelves por estos lares tienes gente dispuesta a ayudar. Soy muy partidaria de ayudarnos entre los conocidos, entre los amigos, que estamos para eso. Hay que compartir los contactos, mover los CV entre todos y que nuestro entorno sea nuestro mejor Head Hunter. Si no, quién lo va a hacer mejor?

      Un beso enorme, y aquí te esperamos con los brazos abiertos!!
      Sue

      • 12 abril, 2010 12:40

        Suscribo lo dicho por Susana!!!! muy bien dicho: que nuestro entorno sea nuestro mejor Head Hunter!!! te citaré en algún post, con tu permiso ;).
        Bss again!.

  3. Susana permalink
    12 abril, 2010 11:40

    Eres mi alter ego y yo no me he enterado??? Estudié Derecho, porque lo único que tenía realmente claro es que soy de letras puras (veo un número y me mareo), y tuve la mala suerte de aprobar 1º en junio….me hubiera cambiado de carrera sin pensarlo, si hubiera sabido qué estudiar. Así que, a pesar de que todo el mundo se empeñaba en decir que Derecho vale para todo, me di cuenta que no era cierto cada vez que iba a una entrevista de trabajo de cualquier cosa NO relacionada con Derecho (era otra cosa que tenía claro cuando terminé en mis 5 añitos) y me preguntaban que qué hacía una estudiante de Derecho buscando trabajo en cualquier otro sector.
    Así que, a pesar de pasar el peaje de dedicarme de algún modo al Derecho, con el boom de las .com encontré otros caminos. Pero tampoco es mi camino. Y mira que he conseguido tomármelo bien, me lo he montado de forma que soy yo la que se organiza y la que se esfuerza en conseguir que nadie pueda echarme en cara si hago o si dejo de hacer.
    Pero el desencanto no desaparece y pienso si existe el trabajo perfecto, ese al que vas feliz por las mañanas, porque a mí las mañanas se me hacen muy cuesta arriba. Pero ves cómo está el patio, que sigues ganando tu dinerito, que tiene gastos que cubrir, que vives bien…y se te “olvida” buscar algo que realmente te motive.
    Así que ver que estáis encontrando y descubriendo tareas que os motivan es un aliciente, porque hay luz entonces al final del túnel. La cosa es descubrir cómo encontrar cada uno su camino….buuufff, mucho para un lunes!

    Creo que me voy a enganchar a tu blog, Mª Luisa. Y me encanta que este “encuentro” vaya dando sus frutos y nos conecte un poco más. A ver por dónde sale el sol….

    Un beso enorme y sigue contándonos tus ideas y tus avances!
    Sue

    P.D. Yo también estuve en el curso del Príncipe, aunque no en su clase…qué pequeño es el mundo!

    • 12 abril, 2010 12:39

      Tenemos vidas paralelas!!!!!! 🙂

      Te puedes imaginar cómo entiendo lo que me dices y cómo lo comparto. Y SÍ que hay luz al final del túnel, promissed!!! ya ves que nos vamos juntando unas cuantas que queremos encontrarla, o sea que ¡todas para una y una para todas!. Si te/os puedo aportar algo con este diario que voy escribiendo sería LA LECHE (sorry por el grito, es la ilusión!!!!), ojalá, y si queréis que hablemos de temas más particulares y específicos de cada una, aquí estoy para lo que me queráis!!!!!.

      Con la chispa que tienes, Sue, seguro que hay algo ahí dentro que te está llamando a gritos!! es evidente que cuando estamos acoplados en un trabajo, es dificilísimo plantearse dejarlo todo por una pasión, un interés, pero una vez encontrado, sí se puede empezar poco a poco a experimentar, a dejarla correr y ver dónde te lleva. Tenemos la enorme suerte que, a pesar de la situación económica que pasamos, hay muchas posibilidades delante, especialmente a través de la red. Lo dicho: aquí estoy!!!.

      Ay por Dios, qué ilusión más grande y qué calentito se me queda el corazón de poder compartir estos momentos *vitales*.

      Besazos gigantes y seguimos hablando.

  4. Amelia M.C. permalink
    8 marzo, 2011 13:02

    Lo he leído hoy y creo que precisamente este post, por lo real, por lo humano y por lo ejemplar que tiene debería leerlo todos los meses.

    Me alegro mucho de que hayas encontrado lo que te apasiona pero egoistamente me alegro de que haya sido precisamente en ayudar a los demás a encontrar el suyo.

    Cada vez que leo uno de tus posts mi batalla interna se relaja y de verdad, lo veo todo con ojos nuevos, llenos de posibilidades, de retos y sobretodo me veo más competente que nunca. ¿Qué ingrediente secreto tienen tus posts? 😉 Supongo que lo mágico de esto es precisamente que cada uno se proyecta en lo que lee, así que lo que yo aporto tampoco estará tan mal, no? 🙂

    Por si alguna vez volvéis a leer este post, Cristina y Susana espero que consigáis lo que os propongáis y casi un año después os deseo lo mejor.

    Un abrazo enorme!

    • 9 marzo, 2011 0:44

      Amelia, eres mi hada madrina. “Tocas” mis posts y los conviertes en algo especial. Gracias, de corazón.
      Me siento súper acompañada en este ciber camino leyendo todos tus comentarios aquí, en twitter, en FB… ¡No dejes de hacerlo!
      Y algún día, nos conocemos, eh?
      Yo también te deseo TODO lo mejor. Besazos 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: